28 Agosto 2015

Son las 3 de la tarde, voy saliendo del museo Franz Mayer en el DF. A un día de volar hacia Escocia tuve que preparar una serie de reportajes que se transmitirán durante mi ausencia. Son 6 días.

image

Navegando en internet encontre una exhibición muy interesante, una muestra que nunca había tenido la oportunidad de recorrer, la World Press Photo que año con año premia a lo mejor del fotoperiodismo en el mundo entero. Son las fotografías más destacadas del año pasado 2014 y que impactaron al mundo. Fotografías capatadas por la lente de personas que arriesgaron su vida haciendo su trabajo periodístico, estuvieron en el momento perfecto o artistas que con su cámara simplemente qusieron girtar al mundo lo que estaba pasando y que el tiempo no lo desvaneciera.
image

La muestra la conforman un poco más de 150 fotos de periodistas de más de 131 países, fueron elegidas de entre más de 97 mil imágenes y eso hace especial la muestra que va por el mundo abriendo y sorprendiendo mentes. No puedo describir cada una de ellas, sería imposible escribir de todas las imágenes que sin duda cambiaron el rumbo del mund, de la historia de la humanidad. El brote del ébola, asesinatos públicos en Irán, embarcaciones de rescatados inmigrantes naufragando por el océano atlántico, prostitución, pero irónicamente la ganadora del primer lugar es una fotografía que muestra a dos hombres en un acto de amor, una pareja que ha sufrido los embates de la discriminación a consecuencia de su preferencia sexual y que a pesar de todo siguen luchando por respeto y aceptación.

image

Realizar un reportaje de este tipo es muy divertido, y dificil. Después de realizar una entrevista a las autoridades del museo para conocer cómo es que llegó la muestra a México, salí directo a recorrer los muros adaptados con las imágenes expuestas. Sin duda una gran labor la de cada uno de los que capturan los momentos más importantes y trascendentales de la actualidad, poniendo en riesgo su vida insisto, intentando enviar un mensaje muy claro a la humanidad y haciendo de cada experiencia una bitácora de sucesos de los que, gracias a la fotografía, podemos ser testigos. Salgo sorprendido y directo a procesar lo trabajado para que el público lo conozca y logre visitarlo. Mañana muy temprano tengo una cita para adetrarme en el mundo de las plantas carnívoras.

Anuncios